Entradas

Cómo ser popular siendo imperfecto

Cómo ser aceptado por un grupo de amigos aunque seas imperfecto

 

 

Existen grupitos en todas las clases, colegios, institutos, másteres, universidades, talés como : los inteligentes, y los repetidores, los de diversificación, los guais, los empollones, los friquis, los empanados, góticos, punkies, millenian..o  bien otros llamados por jergas sexuales…  y es complicado sino estás suficientemente despierto saber que todo se programa por tí mismo.

No hay nada de malo en vivir una vida independiente o desayunar solo durante el descanso de clase. Pero quizá esto no te esté trayendo paz en tu vida y, muy al contrario, te cree un conflicto de inseguridad.

Es cierto que en el mundo de los adolescentes todo es social. Y seguro que, en un momento u otro,  te ha preocupado una idea: la de que no encajas. Pero esa sensación la hemos tenido todos alguna vez.

 

Vivimos en un mundo  ridículamente social. No solo tenemos nuestros teléfonos móviles las 24 horas del día los 7 días de la semana, sino que también tenemos que lidiar con la abrumadora presencia de las redes sociales. Todo esto sirve como un recordatorio constante de que tus amigos o la gente que te rodea está llevando vidas terriblemente sociales. Y realmente esto puede doler, sobre todo porque los adolescentes tienen la necesidad fundamental de pertenecer a un grupo.  Entonces, ¿cómo podemos arreglar esto, si queremos sentirnos mejor? Es decir ¿Cómo puedes unirte realmente a un grupo de amigos?

 

  1. Busca a amigos que compartan tus intereses: únete a clubs, equipos y actividades para conocer a tus futuros amigos. De esta forma podrás tener experiencias compartidas que realmente te interesan y que proporcionan una base natural para la amistad.
  2. Empieza por pasar tiempo a solas con cada una de las personas del grupo: tener un tiempo individual con las personas en el grupo te ayuda a que luego no sea tan abrumadora la presencia del grupo. Si intentas forzar tu camino hacia grupos grandes de inmediato puede que todo se complique más. Desarrolla amistades sólidas con las personas del grupo primero y usa estas amistades como puentes con el resto del grupo.
  3. Sugiere actividades a algunos amigos individuales del grupo y pídeles que inviten al resto: No es necesario esperar a que te inviten para hacer cosas, puedes crear tus propias oportunidades organizando actividades sencillas, ya sea visitar un centro comercial, ir a ver una película o ir a jugar al baloncesto. Si tu familia tiene una piscina o vive cerca de un destino divertido, invita a tus nuevos amigos.
  4. Sé honesto: Dile a tus nuevos amigos que quieres salir con el grupo, en el caso de que te sientas cómodo. Expresar el deseo de conocer a los demás en un tono informal es importante, para no sonar demasiado ansioso.
  5. Sé positivo: Cuando tienes confianza en ti mismo, irradias una energía positiva que atrae a los otros. Para trabajar esa confianza, coge un pedazo de papel y escribe tus cualidades positivas. También mostrar un lenguaje corporal seguro da una buena primera impresión. Practica también una buena postura, para y sonríe para mostrar al grupo que eres amigable y que estás cómodo con ellos.

6, Proyecta en tu vida y planifica aquello que quieres que suceda, desde una nota en un exámen, hasta unas amistades afines contigo, o bien un curso con una nota determinada, compañeros amables, y amistosos, profesores con valores y dedicación, llevarte bien en casa, con tus hermanos y tus padres, si todo es mental, y a partir de darnos cuenta que somos los responsables de todo lo que nos sucede podemos ponernos manos a la obra y poder trabajar nuestro mundo para que refleje todo lo que queremos, desde las sesiones de coach y motivación esto lo hacemos en nuestro centro desde hace más de 10 años

 

www.academiasantodomingo.es

QUIEN ERES SI IMPORTA, HAZLO SABER: EDUCACIÓN CONSCIENTE.

QUIEN ERES SI IMPORTA, HAZLO SABER: EDUCACIÓN CONSCIENTE.

Hace unos años, en la Escuela de Verano de la Academia Santo Domingo,  decidí homenajear a los alumnos más mayores que tenia, al final de los 2 meses de verano, en ese grupo, eran alumnos de bachillerato diciéndoles lo importantes que eran.

Me basé en un procedimiento creado en California por Hélice Bridges, fui llamando uno a uno a todos mis estudiantes de ese grupo de los mayores. Los saque a la pizarra, y fui diciendo a cada uno porque él o ella eran importantes para la clase y para mí como maestra ,al terminar  todos aplaudían y les entregaba la cinta  azul ,se las ataba  a la muñeca, a modo de pulsera, llevando  impreso el texto siguiente: “Si que importa quién soy”.

Para poder investigar la influencia que tendría en el entorno de cada estudiante, el reconocimiento recibido, di a cada estudiante, 4 cintas más y les encargó  que en sus ambientes las distribuyeran haciendo un ritual parecido al que hicimos ese día en la academia.

Luego estos debían hacer un seguimiento de los resultados de estos meritos, ver  los parámetros sobre los que se basaba cada alumno, para  elegir a las personas merecedoras del premio, y el motivo de ello, con todo esto hacer un informe explicativo y presentarlo en clase.

Los casos más impactantes, de aquella exposición, al leer el informe de cada alumno y sus elecciones  y motivos, fueron los siguientes:

 

Uno de los chicos, fue a visitar a un anciano antiguo  vecino suyo, que estaba ingresado en un asilo cercano, para esta persona fue muy importante este reconocimiento ya que llevaba algún tiempo solo  viviendo  en una residencia al haber fallecido su mujer, con lágrimas en los ojos le agradeció profundamente el gesto de aquel adolescente, la entrega de esa cinta azul.

 

Era una de las únicas visitas de ese mes, ya que  único   hijo y los nietos de ese señor se habían ido de vacaciones, y se encontraba bastante solo desde hacía tiempo, contaba el señor, emocionado, con lágrimas en los ojos,

Explico, que era uno de los días más alegres de ese verano, gracias a ese adolescente que había ido a regalarte esa cinta, en ese día y explicarle porque era especial, el adolescente, se acordaba de las bromas que le hacía en aquel ascensor, o de las chuches que le regalaba de niño, al acertar en que mano estaban escondidas, jugando a ser mago y a si le devolvía su balón, y fue también  para mi alumno uno de los días más importantes del verano.

Otro de mis alumnos fue a un hospital cercano, para poder visitar a un niño, amigo suyo, de un curso inferior, que estudiaba en su  colegio, y que ese año, no pudo terminar el curso, al detectarle un calciloma maligno en la cabeza, por este motivo, estaba ingresado recibiendo  el tratamiento de la quimioterapia, ya hacia unos meses, y se vio obligado a abandonar  el curso escolar.

Al llegar a la habitación a visitarle, el niño estaba con su madre, la cual se sorprendió, mi alumno, le explico, porque era importante para él, su recuperación, que en el instituto se le echaba de menos,  y que esperaba que se curara  pronto para volver  a asistir a clases, y poder jugar  a intercambiar cromos,  en los recreos del colegio, dicho esto,  saco esa cinta y pidiéndole su mano, se la coloco en la muñeca de ese niño y ambos se fundieron en un maravilloso abrazo, lleno de lagrimas y buenos sentimientos.

Gracias a este experimento, una docena de adolescentes, desconocidos entre sí,  salvo por el curso de verano de la academia Santo Domingo, lograron motivar, a otras personas, siéndoles útiles, en sus vidas, haciéndoles sentirse importantes,  reconocidos,  valorados, útiles, y oídos, que son las cosas más importantes que necesita un ser humano y en especial un adolescente.

Y a la vez,  mis alumnos, vieron  que al igual que la ley correspondencia, eran útiles también en las vidas de otras personas, en peores situaciones que ellos, dejando a un lado, por esos momentos de ser el centro de su universo,  algo  típico en adolescentes, y pudieron de esta manera, sentir, un gran gozo,  de la vida, de la gratitud, de la autoestima, y del servicio a la humanidad, a la que a nada se puede comparar.

 

Maite Garrigós Gutiérrez

www.academiasantodomingo.es